Aprende a plantar y cosechar ajos en casa

Antes de empezar a plantar

es importante saber que hay dos tipos de ajos: el ajo de invierno y el ajo de verano. El ajo de invierno es más grande y se planta en otoño para ser cosechado al siguiente verano. El ajo de verano, por otro lado, es más pequeño y se planta en primavera para ser cosechado ese mismo verano. En este artículo, hablaremos sobre el ajo de invierno, que es el más común y el que se suele plantar en otoño.

Para empezar a plantar ajos, lo primero que necesitarás es una semilla de ajo. Puedes comprarla en una tienda de jardinería o en línea, o también puedes usar un ajo que hayas comprado en el supermercado (solo asegúrate de que no haya sido tratado con productos químicos). Cada diente de ajo se puede dividir en varias semillas, así que no necesitarás muchas.

A tener en cuenta

Lo siguiente que debes hacer es elegir el lugar donde vas a plantar tus ajos. El ajo necesita un lugar con mucha luz solar y un suelo bien drenado. Si el suelo es demasiado húmedo, el ajo puede pudrirse. También es importante que el suelo sea rico en nutrientes, así que si es necesario, añade compost o fertilizante antes de plantar tus semillas.

Una vez que hayas elegido el lugar adecuado, es hora de plantar las semillas. Para hacerlo, debes cavar un hoyo de unos 3 centímetros de profundidad y colocar una semilla en cada hoyo. Asegúrate de que los dientes de ajo estén en posición vertical, con la parte plana hacia abajo. Luego, cúbrelos con tierra y aprieta suavemente para que queden bien sujetos.

Una vez que hayas plantado tus ajos, es importante mantenerlos bien hidratados. Riega tus plantas de ajo regularmente, especialmente si el tiempo es seco o caluroso. También puedes cubrir el suelo con mulch (esto es una cubierta que puede estar hecha a base de maleza, abono orgánico o corteza de árbol entre otros) para ayudar a retener la humedad.

A medida que tus plantas de ajo crecen, es posible que necesites podar las hojas para ayudar a promover el crecimiento de los bulbos. Para hacerlo, simplemente corta las hojas que sobresalen.

Cuando llegue el verano, tus plantas de ajo estarán listas para ser cosechadas. Para hacerlo, simplemente tira de las plantas del suelo y deja que se sequen al sol durante unos días. Luego, guarda los bulbos en un lugar fresco y seco hasta que estés listo para usarlos.

Si quieres almacenar tus ajos durante más tiempo, puedes cortar las hojas y colgar los bulbos en un lugar fresco y oscuro. También puedes cortar los tallos a unos centímetros del bulbo y guardar los ajos en un tazón con poca agua durante unos días para que se sequen. Después, simplemente guarda los ajos en un lugar fresco y seco y podrás disfrutar de ellos durante meses. Elige bien el lugar donde los guardaras, pues un lugar sometido a mucho calor malograra tu cosecha.

En que temporada es recomendar plantar ajos

Los ajos se suelen plantar en otoño, aproximadamente a finales de septiembre o principios de octubre. También se pueden plantar en primavera, aproximadamente a finales de marzo o principios de abril.

Es importante tener en cuenta que los ajos necesitan frío y sequedad para formar bulbos de buena calidad. Por lo tanto, es mejor plantarlos en una época en la que la temperatura y la humedad sean adecuadas para el crecimiento de los ajos. En general, se recomienda plantar ajos en un lugar con suelo bien drenado y que recibe pleno sol durante la mayor parte del día.

3 Beneficios de consumir ajos

  • El ajo es una fuente importante de nutrientes y puede ayudar a mejorar la salud de manera general. Contiene compuestos que pueden ayudar a reducir la presión arterial y el colesterol, lo que puede contribuir a prevenir enfermedades cardíacas.
  • El ajo también puede tener propiedades antimicrobianas y puede ser beneficioso para el tratamiento de infecciones. Algunos estudios han sugerido que el ajo puede ayudar a combatir el resfriado común y otras infecciones respiratorias.
  • Además, el ajo es una excelente fuente de antioxidantes, lo que puede ayudar a proteger al cuerpo contra el daño celular y el envejecimiento prematuro. También se ha demostrado que el ajo tiene propiedades antiinflamatorias y puede ser beneficioso para personas con artritis y otras afecciones inflamatorias.

¡Eso es todo! Ahora ya sabes cómo plantar ajos en tu hogar. Con un poco de paciencia y cuidado, podrás disfrutar de tu propio ajo fresco y delicioso en nada de tiempo. ¡Buena suerte y feliz plantando!

También puede interesarte : ¡Esto es lo que pasa cuando consumes curcuma todos los días durante un mes!